miércoles, 3 de noviembre de 2010

Integrados entre tanta desintegraciòn

Podemos imaginar la desintegración del mundo como un estallido del planeta tierra en miles de partículas, como la desaparición de la especie humana por una serie de desastres naturales, como el exterminio de toda vida a causa de la irresponsabilidad de los hombres a lo largo de la historia, etc.

Esas formas de imaginar el mundo desintegrándose son quizás más fílmicas, más caóticas, más eclécticas. Sin embargo hay otras, quizás diarias, quizás más esperanzadoras porque son pequeños mundos (tus mundos) que dan paso a mundos nuevos.

Sentiste que el mundo se desintegró cuando dejaste de ver a ese ser tan amado, cuando perdiste algo que hacía a tu mundo, cuando cambiaste de trabajo, cuando te dijeron "no" o "si" a algo, cuando dejaste de vivir una cosa para empezar a vivir otra. Esas líneas imperceptibles en que la vida te va cambiando, en que vos vas cambiando a la vida, en que tu existencia y tu mundo se transforman.

Pararse en una situación En caso de que el Mundo se Desintegre es tratar de descubrir una percepción valida para disfrutar ese mundo y aprovechar los instantes de placer de esos mundos en constante desintegración.

Desde aquí, un pequeño mundo, simplemente comunicarnos. Rendir culto a ese detalle vital llamado comunicación que nos hace seguir creyendo que mientras exista gente con ganas de expresarse y peleando por ello son muchos los mundos que hacen que estemos listos: En Caso de que el Mundo Se Desintegre... Integrados entre tanta desintegración.

El Pirata

video

lunes, 1 de noviembre de 2010

Quienes son los desintegrados?

Usted, si usted...

Un dejo de nostalgia, muy al día

La gente es extraña y lanzada a su carrera consumista entre osos de peluche y el último modelo de mamadas se consumen entre si, se aman, se odian, se defienden y matan por un pedazo de efímero oro sin brillo ni dios. Y los gobiernos son un grupo de títeres que bailan la danza del beneficio personal, una loca danza de corrupción mentira y locura, la misma locura de mi tía Martha cuando se unta el cuerpo en petróleo en búsqueda de placer… y ahí va prendida fuego por el boulevard.

NO a la guerra, NO a la paz obligada, NO al racismo, NO a los asesinos sistemáticos del poder que es narco paramilitar, mafioso y decadente.

Y habla la izquierda, también la derecha, el ejercito, la iglesia, la ONU y el ultimo mohicano, porque a mi la comida me gusta comerla con la mano y me cago en los misiles que me dejaron sin luz y en el campeonato de futbol andaluz, en tu madre, en tu padre, en el borracho asqueroso que vomita mi camisa de terciopelo; ¿ Por qué chingados beben si no saben?

Tirense a un pozo, tirense a un pozo!!!!!!!!!!!
El Pirata


Todo es Mentira

viernes, 29 de octubre de 2010

Dos Mil Emisiones

Primera fila del palco central, el teatro más delgado que otros viernes, la gente hoy no quiere armonía, se entretiene bulliciosa en otras cosas, mas simples, menos agudas. Hoy en el escenario, las historias de los desintegrados brillan emancipadas de la luz central de la nave que se descompuso en último de los ensayos, cuando el colérico megáfono en manos del Lagarto se elevó hasta los controles maestros de la iluminación. Este percance le dio al programa una atmósfera especial, casi suicida.
.
El escenario en azul, parecía inmenso para la tripulación que se disponía al inicio de otra emisión más, que ansiosos preparaban los quehaceres cotidianos que hoy eran adornados por un número, un gigante número que en el telón de fondo resplandecía diciendo:
-
d o s m i l

El Capitán se puso de pié, endosaba su casaca de lujo, caso y botas recién lustrados. A pesar de que se le veía contento, cada tanto fruncía el ceño y en voz baja repetía una extraña frase con la que parecía exorcizar el pánico escénico que lo agolpaba: rrospe ed damier, rrospe ed damier, rrospe ed damier.

La función inició con diez minutos de retardo. El Capitán alzó la batuta y la Muda comenzó a tocar la flauta con soltura, aturdida a ratos por los timbales que le quedaban justo detrás en manos del Mico; el Pirata y su violín, como siempre protagónicos; el Lagarto bailaba más desenfrenado que otros días, mientras el Capitán trataba de tenerlos a tono sin éxito.


El primero en salir a escena fue Don Gabriel de Houston, es de buena suerte que él inicie el show. Las luces en amarillo, azul y rojo iluminaron el rostro de Gabo quien nos habló de cómo una vez se apareció el diablo en Pereira y quien lo vio lo dibujó con manos de niño. No se hizo esperar la oportuna acotación del Lagarto, que en ese momento dio vida a una nueva profesión, - la persona que vio al diablo debía haber sido un caturicurinista- mientras el Pirata aspiraba en vano aire para no sofocarse de la risa.
.

Cuántos recuerdos nos trajo a la mente Gabriel cuando nos contó de su Mico, del Niño Elefante tatuado en sus carros, de sus flores clonadas y sus hongos caseros. Nos dijo también como hace cuando le viene un síndrome de abstinencia de su natal Locombia, va al Consulado de Houston para pegarse tremenda sobredosis de colombianidad frente a la foto del querido Doctor Varito, si el mismo de las fosas llenas de hermanos masacrados. Cuando habló de sus estampitas, una lagrima se dibujó en sus ojos, me faltaba el Dodo decía desconsolado, muchos no le creyeron pero era cierto, todo lo que dice Gabo es mágicamente cierto.


El Poeta Analfabeto entró al quite y para conjurar el momento emotivo, nos contó de las estrategias bélicas que usan las gaviotas para atacar, mientras el Pirata repetía por enésima vez: no se publican fotos de parejas, no se publican fotos de bebes y sobretodo no se publican fotos de parejas de bebes…


A propósito de bebés y después de diversos relatos que le costaron varios regaños y un sabroso chinga tu madre, la Batangera nos conmovió cuando nos dijo que en su interior había un pasajero… la comunidad desintegrada se solidarizó en la construcción de la estrategia perfecta para darle la noticia a su madre, al final la luz llegó en boca de Rosa Claudia quien de la mano de seis mujeres con falsas panzas inició una procesión que al unísono gritaba: a todas nos dieron bomba, a todas nos dieron bomba!!!! al final la reacción de la futura abuela fue positiva y así salvo a su hija de protagonizar el próximo culebrón junto a la afamada y popular actriz.. Los aplausos no se hicieron esperar, mientras la Diva de las Telenovelas chafas, chifas, chufas,entregó a la Batangera una hermosa pecera que evitaría que Sophie saliera de la panza con cara de aqcuaman.

.

Rosa Claudia fue la única que se rechazó a bajar del escenario para ceder la entrada al caballero venezolano Helter Skelter quien empezó a narrar tras bambalinas y en voz baja una historia. Su voz comenzó a llenar todo el teatro cuando se escuchó un estruendoso rayo que súbitamente se opacó al grito de: ese niño no está muerto, ese niño no está muerto.... mientras los pescadores encabezados por el Tío Pedro se desdibujaban en el telón de fondo que ahora se teñía de un apacible paisaje de la isla Piritu. De joven le iba a los vaqueros, confesó y estaba orgulloso de ello, tan orgulloso como de cederle su lugar a Rosa Claudia para dar el pronóstico del tiempo, al final de cuentas sigue siendo su exmarido.


El Lagarto saltó de su lugar para interrumpir una breve y efímera aparición del Tunero y dijo:Silencioooooooooooo…. al carajo, creo que no escucho el zumbido!!! Aprovechó tanta calma para decir: Fito Páez esta muertoooo y entre alabanzas al Niño Elefante se despidió para siempre de su amigo Tinitus.


Yota entrò con un pastel en las manos y dijo efusivamente: es mi cumpleaños!!! El Lagarto tardò dos segundos en apropiarse de ese mangar con las mañanitas incluidas... pero que mala suerte tienes Yota!


La linda y bella Urpi entró al escenario temblando como una hoja, se había levantado muy temprano a encender el boiler y había soñado con un muerto que escalaba su cuerpo, de repente sintió que no solo ella temblaba ... auxilio Cimarrón, dónde estás??? Despertó para darse cuenta que todo era un sueño debido a las pastillas de quinientos miligramos que le dio su jefe y que le habían hecho un efecto más enérgico que el pelaje tranquilizante del mismísimo Mapache Osvaldo. Terminó de despertarse con un buen trago de pizco y fue directo a la agenda, ufff faltaban aún más de 396 años para que el Lagarto cumpliera la promesa de matrimonio que tanto esperaba. Deshojaba el calendario como margarita en flor, los días pasaban y pasaban sin que se acercara mínimamente la gran fecha….


El show prosiguió en condiciones normales, sin vasos rotos del Mico, sin gemidos de la Muda y sin grillitos zumbadores dentro de las orejas del Sr. Lagartija. Fue en este momento que el silencio se tornó incómodo y la gente comenzó a corear al Lobo. El Lobito no quería subir al escenario, parecía molesto o cansado, quizá un poquito viejo, pero la gente con gritos demandó su genialidad y congruencia, las historias de Momoxtlan siempre son bienvenidas. Entró caminando lento y chueco por una contractura muscular que todos pensamos fuese un estigma, no obstante su discurso fue claro y contundente, con tres frases bien articuladas nos convenció a todos de ir a la huelga con su Padre quien, extrañamente, acumulaba más años de vida y menos de trabajo.


Las luchas sociales marcaron la vida del Lobo, en la escuela era abstemio y destruía coches de los profes, al mismo tiempo que sacaba diez en todas sus materias, odiaba a los nerds, ñoños y demás figuras mutantoides que lo rodeaban. Al final de su relato mandó al carajo a algunos de los nuevos oyentes y recordó emotivos episodios del animal peludo, quien se levantó de las gradas y saltó al escenario solo para pedirnos encarecidamente, devolviéramos la ropa.


Ambos desaparecieron al improviso para dar paso a las huestes del Micotlán quienes danzando de la mano de los Marineros Escoceses y comandados por Al Caponi, adornaron la entrada de un pequeñito que parecía tener flojera… era un chiquillo muy despierto, muy hijo de su reeeee….. leona madre, se plantó al centro y con frases dislocadas nos hizo reír demasiado. Nos hubiera enternecido, si tuviéramos la capacidad de hacerlo, decía el Pirata. Leoncito de la mano de sus hermanitos y de sus padres enredados entre tanto mangle, finalizó la intervención familiar diciendo: chingatumale

Luego el Bellotero nos contó del día que decidió tener una vida sana, cambió su estilo de vida por una cosa que lo erosionaba dentro, en la panza creo. Ahora anda en los barrios mas bajos conociendo viejos amigos que no recuerda. No celebra su cumpleaños con chelas… pospone el cumple o pospone la salud, al final decide invitar a su amigos a ver películas en casa. Obvio nadie va.


A propósito de barrios bajos, Don Rovaro nos contó de cómo la mujer más sexy del planeta, reina de los arrabales más oscuros, movía su cuerpo con sensualidad al mismo tiempo que moría entre chispas que le entraban por sus pies ante la mirada atónita y las lagrimas de aquel desgraciado taxista, lagrimas que nuestro querido Don Rovaro no supo interpretar.


Este inquietante relato se fue diluyendo por la conversación que Gaigin inició con Gualquiriaen la que hablaban de pequeños detalles de Japón que solo ellos conocen, uno in situ y otra en Alemania. Gaigin iba guardando sus múltiples giri choko mientras decía que seguiría estoico a la espera del maigi choko, fue en ese justo momento que Lagarto y Pirata se trabaron en una única pero confusa voz que decía chokobananmago, mangochokobanana o algo por el estilo. Gaigin, distraído como es su naturaleza, al final desvió la platica para hablarnos de la gestación de los conejos, un tema trascendental que a pesar de que no causó impacto del sexo de las tortugas o de que lado se sube el caballo, nos quitó un poquito lo orgullosamente ignorantes que somos.


Rompiendo la seriedad del argumento entró El Adolfo, trastornado preguntaba al público: porque en los exámenes que hago si las opciones de calificación son A, B ó C, a mi me ponen siempre cuatro??? pregúntale a tu psicóloga!!! gritó alguien en las primeras filas, - ya no voy-dijo y no le quedó más que seguir en compañía de los changos de Alberdi y del enano Humberto, que a falta de minitas la única opción que les queda era la de emborracharse. Estaban entre copa y copa cuando un halo de luz celestial inundó el teatro y situó las miradas al centro del escenario… si, si si es ella Inés, fue lo último que alcanzó a decir el Adolfo en voz baja cuando volvieron a su mente todas las fantasías que tanto tiempo maduró perdido en los suaves pliegues de esa mujer…. pero lamentablemente alguien se le había adelantado dando una redondez particular a aquella sensual figura.


Al Adolfo le heredaron un apellido que la gente aprovecho para reír un poco, pero no solo eso fue motivo de múltiples huellas en su personalidad, ahí queda para la posteridad su playmobil montañés y su saco de piedritas, sus amigos divirtiéndose en los boliches, mientras él jugaba con unos cochecitos rojos en llamas, su evolución fue lenta, dijo el Lagarto...


Perdidos en las ramas del árbol genealógico Pelufo y dándonos cuenta que todos somos familiares del Adolfo, entró a escena una singular pareja, se abrazaban y se alejaban, se decían cosas al oído y a veces gritaban al público esperando una opinión… cuánto nos deleitamos con la telenovela de la Mantis y el Conde Lukanor!! el drama fue tan largo y desgarrador que el Pirata desesperado, se ofreció calzar una diminuta tanga para entrar clandestinamente en el cuarto del Conde y acabar con su sufrimiento, el Lagarto por su parte amenazó con quitarle el titulo nobiliario. La tragedia terminó cuando una canción sangrante despidió ambos de la escena y no se supo más de ellos.


A propósito de historias de amor, entraron de la mano y también de la pata, Silvhi Silvhi Silvhina, Carioca Surfista y Coraggio, detrás de ellos venia un comité de Greenpeace, el Dalai y doscientos Lamas, La Portela más charmosa de Río y algunos voluntarios perdidos que no sabían que causa apoyar. Carioca tenía una enorme maleta en las manos llena de las cosas que Silvhina acumulaba en sus múltiples mudanzas..... cosas utilìsimas por si acaso estallaba la guerra entre Brasil y la más pequeña de las Guyanas.

.

Había de todo, zapatos de las pieles más exóticas, un abrigo de piel de pingüino, un par de collares con piezas talladas en el marfil más fino, un elegante sombrero de piel de tigre blanco y otras minucias del tipo. Justo en el fondo del pesado baúl estaba un celular cuyo directorio tenía un solo numero registrado, Lagarto Juez decía…. si, era Silvhina la que, aprovechando su vasta experiencia en administración en el sector turístico, dirigía al Lagarto en su eterna búsqueda de materiales o animales extravagantes, misma que era reprimida puntualmente por el concurso del chistoretongo. El público no daba crédito a lo que estaba presenciando, Silvhina trató en vano de distraer la atención bailando un poco de zamba arriba de la tabla de surf del Carioca, se transformaba en agua, en mujer maravilla, en reina de la primavera, en todo lo que se le ocurría, pero de nada le sirvió. Silvhina es simpre Silvhina, a pesar de este par de mentiritas.


En una efimera apariciòn desde el punto màs austral del escenario, el Pilox se proclamò fan de los halcones galácticos, para despuès en una actitud dulcemente ingenua, se declarò homofóbico para no pasar por gay. Ja!


Las caracajadas del pùblico desintegrado se tornaron gritos despavoridos cuando el Jeavy Metal hizo su apariciòn, las féminas se conmocionaron pensando de estar en un concierto de Chayanne, el jeavy calmò los ànimos cuando se puso la mascara y se sentò en un rincòn a llorar desconsolado la muerte de su carìsima amiga Mac que entre la trifulca que intentaba besarlo, quedo destrozada. No obstante el enternecedor episodio nuestro desintegrado por convicciòn y luchador de corazòn, levantò grande envidia al sentarse cerquita cerquita de nuestros queridos anfitriones Lagarto y Pirata...


Abrazado a una taibolera taiwanesa subiò Gosom Cuyi quien hizo una larga disertaciòn con un trio de amigos Pim, Pom y Cast, acerca del origen tabasqueño del Lagarto, de las raices tlaxcaltecas del Pirata, de los ancestros culichis del Mico, del rostro evidentemente yucateco del Capi y del encanto de los ojos tapatìos de la Muda. La conclusiòn a la que pudo llegar forzadamente fue que en el espacio se adquieren extraños acentos.


A este punto del show había muchas cosas que giraban en nuestras cabezas, habíamos aprendido que “cosa” extraña es una Martha y como una Martha flaca se llama Mirta y como Emaaunque no lo quiera, es siempre una Martha. Los desintegrados supimos tambièn que una mujer embarazada era como una chela sin gas y entre borracheras encontramos nuestro estado ideal cuando saliendo del cine con unos bigotes falsos, mocasines con tacones y cara de desilusiòn,Alucard nos contò la tràgica historia de una cosa llamada airbag que en la voz a veces demasiado rápida del Pirata se transformò en esa palabra que le faltaba al diccionario para describir una permanente sensación por demás placentera, la Lerma.


Ahogados de ese estado lermático llegó el momento de la publicidad, una publicidad muy extraña: Prosenex limpiador cremoso, Prosenex te hace más fácil limpiar... Acá las cosas fluyen solas, bien siempre bien, enfrente están los árboles hace más de cien años que no hacen nada y están. Llueve. Hace un rato estaba en la cama después de coger sin ese: te veo mañana? mientras pienso en la muerte de mi tío, abrazo a su hijo de nueve años en un hospital sucio en medio de tantos gritos. La elección de un ataúd pagado en módicas cuotas me lleva a leer las condiciones del contrato, como quien lee las instrucciones de uso de un shampoo mientras caga… y los árboles siguen ahí. Leo como suscribirme a Encaso, hace poco ofrecí unos mangos pensando que los ofendo, mientras ustedes escriben las faq’s… Ya sabes, escucha boludito del orto, la reputa madre que te parió....


Así se mostró por última vez Ojos Rojos, ojos rojos de llorar de impotencia, de ver sin encontrar lo que busca o que quizá no está buscando, Ojos Rojos de Resistir, si con mayúscula, ojos rojos de ser solo Ojos Rojos, de ser otro, de ser en el Otro, con nosotros, en medio de esta dramática normalidad.

Un día se alejó definitivamente de la ventana desde donde miraba la enésima prueba de la eterna tortura de estar demasiado vivos. Mente Oxidada pensó lo mismo, casi al mismo tiempo pero en un mundo diferente, un día se encontraron en un callejón con Laurita la hermana del Norteño, el Robert Tapatio, el Coyote Malo de un Pie y tantos que decidieron estar un poquito más cerca de la Nave.


Show must go on... y fué asi que la atmósfera y el animo se conjugaron para que en el más íntimo de los monólogos el Voodoo Gang nos contara de su harem perpetuo y de los puteros tapatíos, prosiguió su intervención con una frase categórica para todas las mujeres: no hay que hablar chicas, no es necesario hablar si se trata solo de sexo… si, sexo y otras bestias, mismas que desmenuzó con su cómplice por excelencia, la Licenciada Mónica. Cuántas cortesanas lloraron el día que el Rey de Guadalajara se nos casó, calladito calladito por meses, un día antes del evento nos avisa que su corazón pertenecía a una reina purépecha.


Entre llantos femeninos llegó El Rolas y asustadísimo nos contó como se había quedado dormido durante un viaje mientras escuchaba Encaso. Eso le costó un gran susto en la carretera y aunque por fortuna no le pasó nada, siguió su viaje con los ojos más abiertos que los delPinche Muñeco de la Tele. Estábamos entre carreteras y sustos cuando Aaron de Alziraentró corriendo con su carnet de conducir en la mano, estaba contentísimo y no veía el momento de estrenarlo, al final el relato del Rolas lo desanimó y terminó su intervención contándonos fervientemente que no aguantaba el dolor de sus múltiples llagas.


Volviò la alegria al teatro cuando entrò David Sànchez, cada tanto llegaba a interrumpir laperformance desintegrada con pequeñas gotitas de sabiduria y dulzura: los dedos gordos que luchaban a muerte con el telèfono, la ausencia de idolos y otras cuestiones de gran trascendencia. Cada tanto el Pirata de la mano del Mitico se desbordaban en merecidos hurras y aplausos a la genialidad de David, quien en vano trataba de distraernos para contarnos el hallazgo de unacalabeza en la ciudad de Delta Colorado.


Una vez concluidas las loas davidianas, El Mitico subiò al escenario con una pequeña mesa en la cual dispuso una enorme calculadora: trescientos cincuenta mil cuatrocientos dieciocho horas aire; doscientas catorce semanas y media de postproducciòn; tres millones de gigabytes del webhosting; y noventa litros de chela, lo llevaron a decirnos cuànto cuesta en Encaso.... demonios, dijo el Lagarto, quien tiene toda esa guita???? El Mitico tratò de paliar la angustia del reptil sacando del bolsillo un extraño instrumento de cual salian agradables notas de cantos gregorianos o algo por el estilo.


Esta musica nos trasportò, quièn sabe de que modo, a un pequeño cantòn suizo de nombre Neuchatel. A pesar de que la tranquilidad se respiraba por doquier, este pequeño pueblo tenìa un gran cuerpo de policia que comandaba un gentil hombre. Una mañana ya casi para terminar su turno, encontrò a una mujer hermosa de origen boliviano que deambulaba por las calles buscando chamba, la tomò de las manos y despositò en ellas a sus queridos hijos. Asi trascurria sus dìas Lee, enmedio de la tranquilidad que le ofrecìa una familia suiza y pasando las noches en brazos de su amado, suizo tambièn. Pero todo se fue al carajo cuando un dìa un hombre trastornado entrò a su casa, la puso a temblar cuchillo en mano y todo quedò en una gran susto que ella supo manejar habilmente con el poder de la psicologìa y la experiencia de ser latinoamericana.


Antoni de Navadona nos impidiò escuchar tranquilamente el relato de Lee ya que cada tres segundos se levantaba de su butaca para preguntar a quien estaba cerca, si sabìan de la existencia de loritos en la patagonia, Mataenriquelinsecto aprovechaba las interrupciones para repartir unos interesantes folletos que hablaban de una extraña costumbre extinta en el tiempo llamada algo asi como "derechos humanos".


Un relámpago partió el silencio, colgado de un par de cables demasiado evidentes y con una túnica maltrecha, apareció el mismísimo Padre Celestial... arrepentioooooos, todos de pie vimos como aterrizaba con dificultad en el centro del teatro, su cabeza comenzó a girar cada vez más fuerte al punto que se convirtió en un haz de luz intensísimo del cual salía un jovenzuelo sin pelo en pecho y con una voz parecida a un rechinido de fierros viejos. Are youuuuu ready......... era nuestro Charlie.


Estuvo un buen rato sobre el escenario, vimos prácticamente toda su vida en pequeñas cápsulas, vimos como se casó, vimos como trabajó y vimos también como estuvo de holgazán, vimos un sinfín de cosas que casi no nos dimos cuenta en que momento tomó esa maldita carretera, justo donde se detuvo la escena al mejor estilo matrix. Charlie volteó a vernos en un modo extraño, su piel cambió de color y comenzó a elevarse lenta muy lentamente, cuando una mano entró a escena para romper esta slow motion.... sin dudar se aferrò a una de las piernas de Charlie con fuerza al mismo tiempo que con una voz dulce dijo: -Nel mi charolastra tu acá no me dejas sola-. Joyce la Kitty no tardó en bajar el resto del cuerpo y abrazada a él, tomaron la mano del Padre Celestial a quien rescataron de su enredo con los cables de utilería. Cada tanto bajan los tres de su cielo privado a abrazarnos a todos y hacernos sentir el paso del tiempo.


Mientras secábamos lágrimas de emoción, Molinda apareció entre cerros, abajo y de cabeza, pero siempre a la derecha del escenario. La linda nos hizo partícipes de su eterna búsqueda, del master, del amor, de la justicia, de la verdad, todo esto mientras su madre pescaba tremenda tifoidea y su hija deambulaba por las noches sin poder dormir. Nos hizo viajar con ella de Honduras a Nicaragua, buscando escuelas frecuentadas por hombres guapos, no de esos canillitas que piden limosna en las combis de Lima, guapos, educados y ricos, claro si les gusta Nazareth, mejor. El Lagarto y El Pirata la jodían constantemente, le cargaban caña dura, sin embargo ella congruente a sus ideales y al amor por la María Tijuana, seguía ahí, desbordada de historias.


Una hermosa mujer de cabellos negros y mirada profunda descendiò al escenario en medio de una musica ancestral con sonidos de caracoles. Era la Princesa Mestiza del Siglo Ventiuno, su majestad Vero Nàjera. Venia escoltada por cuatro musculosos y fantàsticos guerreros de una belleza indescriptible, sus cabezas eran adornadas por plumas de aves exòticas, signo de autoridad y valentia; sus esculpidos pechos brillaban con el resplandor opaco de un monitor acer roto que llevaba uno de ellos entre las manos, si, el màs valiente a la hora de defender buenas mujeres en problemas. Las piernas de estos guerreros eran columnas de barro negro que hacian temblar la tierra cada vez que caminaban, tenian tambièn unas extrañas inscripciones en los brazos que hacìan sospechar sus nombres: Faratl, Deoxysituch, Feoch y Ñorvaldezatli, los cuatro a paso ùnico custodiaban la emperatriz tenocha.


La historia de esta princesa estaba en funciòn del agua. Por las mañanas su cabeza se cubrìà de una especie de espuma marina que precedia la inminente llegada de la sequia; por las noches hacia largos recorridos por la Gran Tenochtitlan enmedio de caudalosos rìos que inundaban su cuerpo de frio anunciando la llegada de enfermedades extrañas. Ambos eventos terminaban siempre por provocar un eterno llanto que menguaba solo cuando dirigia su mirada a un pequeño que la rondaba siempre y muy de cerca.


Un dia el agua se fuè definitivamente, el Lagarto dijo que sabia de muy buena fuente que un lago peruano la habìa chupado toda de un solo tajo, fue asì que nuestra princesa se despertò del sueño enmedio de una multitud que se abrìa paso a codazos tratando de alcanzar el ultimo microbus que la llevarìa a la estaciòn indios verdes.

.
Milan de Garkeler entró en ese momento al ruedo con su hermana rockera, la madre de ambos iba detrás rociando agua bendita para curar a esta muchacha de la extraña enfermedad que la hacía escuchar esas canciones del demonio. El Autista nos contaba en tanto, que no soporta a la mujer de su papá mientras le decía: no somos pobres, no somos pobres, en una absoluta regresión a su infancia.


Fue en ese justo momento que el Lagarto anunció al publico que había decidido no ser Mick Jagger, que quería ser pobre pero feliz, el Pirata tratando de explicar las razones de Lagarto solo alcanzó a decir: es que te nace un Mick Jagger y luego te nace un Keith Richards y luego te nace el resto del mundo, en sincera actitud de desesperanza.

.

Lagarto canceló ahí mismo de su cabeza esa imagen donde atravesaba un puente que partía del helipuerto del Hotel más Inn de Río de Janeiro y bajaba hasta el corazón de la Playa de Copacabana, mientras miles y miles de groupies estiraban la mano para ser tocadas por él o solo acariciadas por la estela de viento que dejaba a su paso la gabardina en piel violeta que endosaba. Un codazo del Pirata lo regresó al teatro, desconsolado desapareció por un momento para regresar con una gran bandeja de exquisitos platos mexicanos, un postre a base de peras a la menta y una bebida amarilla hiperalcohólica que había hecho con sus propias manos con un puño de cáscaras de limón.


Lagarto nos contó que en la cocina se había encontrado a la Pam quien azarosa preparaba la cena para festejar los veinticinco años de matrimonio de sus padres y que pronto saldría a deleitarnos con una clase de cocina que había preparado junto a un singular equipo formado por ella, el Ganso Salvaje y Ze Malinha. Los tramoyistas estaban disponiendo todo para tal fin, cuando un grupo de personas cruzaron todo el escenario como huyendo de alguien o de algo, ese algo era la Pam y esas personas eran los familiares de Alguien de la Calle quienes corrían despavoridos, sin que nadie supiera porqué. Al final los ánimos se calmaron cuando la Pam se nos puso nostálgica y pedía a gritos regresar a su Hermosillo querido... la intervención finalizó con un -cómo no va a ser bonito Hermosillo- en voz del Pirata.


Pollatrón entró sin avisar e incitó al publico a una gran ovación para recibir a su maestro, al viejo Búho Eliomar, se sentó frente a él y entablaron una plática que se prolongó horas y horas, al final todos estaban ansiosos por la entrega de los premios y en un actitud de humildad casi predecible el Viejo cedió y fue así que llego el momento en que le daría el galardón máximo a su más acérrimo enemigo…. Un instante después lo bajo de las estrellas y manifestó que la guerra continua.

.
De que maíz es Palomita Forty??? Es esta la pregunta fundamental que el público se hacía, mientras esta sexy peruana entraba con libertad y desenfreno al escenario, miles de videos se alternaron en las pantallas, un cúmulo de fotos de fiestas deliradas, de carros con pinga, de clases de aviación, de se que seeee. No se hizo esperar la presencia casi obligada del Profesor Monk Reynolds quien disertó con ella por un rato, al final todo terminó en un pequeño empujón que lanzó al académico fuera de escena entre cosas de utilería que se rompían mientras caía.


Algunas voces comenzaron circular por la gradería, se fueron haciendo más fuertes: encaso se acaba, se fueron al carajo, hay que suscribirse, bla, bla, bla… Quién sabe que escuchó Palomita desde el escenario que en un grito descomunal y dirigiéndose al publico dijo: No volveré a escuchar Encaso hasta que no vuelva ser gratis, sin haber entendido nada de nada, quizá habia tomado tequila, es de todos sabido que con el tequila borra cinta la Forty, de cualquier modo Palomita es la única que puede demostrar su solidaridad absoluta con la Resistencia de esa forma.


Un cable de ùltimo momento nos trajo noticias que afirmaban que Inti 666 y Eminem Fam, siguen vivos y estàn en Tarija tocando, al mismo tiempo que se emborrachan con La Osa y El Chupac; nos dijeron tambièn que Escaramancia tuvo muchos accidentes de trafico seguido de propuestas amorosas y que al Terrible de SLP se le està desgastando la estufa del amor….


El show termino por esta ocasión con la entrada de un Panda al escenario, ataviado en colores predecibles pero con un aire decididamente encantador, se situó en la parte central y bajo la luz cenital dijo: quiero ser Thor… nadie lo escuchó, aparentemente el audio se descompuso en ese momento. Solo el Lagarto que era quien estaba cerca de él, intentó en repetidas ocasiones convencerlo de desistir y al final, en un acto suicida el Panda saltó hacia las gradas cayendo en manos de los trescientos arquitectos que en primera fila ahora no saben que hacer con un panda en la oficina.


Campanita empezó a volar sobre el escenario y se despidió de todos dejando un collage de interpretaciones fugaces, de nuevos ingresos con prometedoras historias, de leyendas y de nombres contundentes. Es así que desfilaron encabezados por Petete y Danilo, una serie de personajes, mientras se iba cerrando el telón y el teatro se inundaba de una voz aguda que decía:Holaaaa, Holaaaa, Holaaaa, Hola Juannn, vos me llamaste…

lunes, 9 de abril de 2007

Los mutantes tomaron la tierra...

Primero todo era oscuridad porque era de noche y ahi estaban los animalitos del bosque, las fieras de la selva, los seres del desierto y los gigantes de la nieve. Estaban los invertebrados y los vetrebrados, los obreros especializados y... los niños jugaban en el parque. Y luego una extraña plaga azotó el planeta, los mutantes se reproducían a velocidades sorprendentes fueron creciendo y creciendo. Llego un día que había un mutante en el gobierno, en el congreso, en la televisión, en la radio, escribiendo en el periódico, en el gremio, en las factorías, en el ejército, en el templo, en la dirigencia estudiantil y en el concierto de The Monsters of the Rock, en todas partes!!!


Se arrastraban dejando una estelita de mierda que todo, todo, todo lo impregnaba. Los mutantes obtenían victoria tras victoria, decidían quien existe y quien no, quien sobrevivía y quien no, quien valía y quien no, quien tenia voz y quien debía callar. Los mutantes llegaron a poner la idea de que mutar era inteligente, conveniente y hasta placentero.

.

Pero una noche apareció entre la niebla el Niño Elefante, se mostró ante los pocos seres que quedaban aún sin mutar y les dijo: - Pero que hacéis aquí todos reunidos con esas caritas de tristeza, cual campesino al que el gobierno le incautó sus amapolas?- - Estamos tratando de mutar-, le contestaron. - al parecer no hay otra opción.- Y mirandolos fijamente, extendió su trompa y dijo: -Se que la batalla es difícil, casi imposible, pero la resistencia existe.-

.
Y un trueno sonó como suenan los truenos en medios del océano, imponentes, gigantescos, poderosos, aunque nadie los escuche. En ese momento todos se miraron… la resistencia Existe.